Haciendo camino

|
Desde que abro mis ojos, tengo la chance de elegir. Elijo la ropa que voy a usar, el perfume que me voy a poner, elijo mi desayuno... y elijo el tipo de día que voy a tener.

Elijo discutir por pequeñeces... o sonreír por las cosas grandes.
Elijo enojarme con lo que me sale mal... o buscarle la vuelta para que salga bien.
Elijo hacer lo mismo de siempre, con resultados conocidos y grises... o romper la rutina y apostar a que algo nuevo y mejor es posible.
Elijo seguir chocando contra la pared, insistiendo con esa persona que no tiene interés en mí... o sigo adelante, atento a la gente a mi alrededor, y dispuesto a abrirle los brazos a quien sí quiera algo de mí.

Cada pequeña acción tiene un efecto enorme sobre todo lo que me pasará en mi día, y en el resto de mi vida. Con cada cosa que hago, construyo mi camino, escribo mi historia, alimento mi alma...

Lo más importante es este mismo día.
La mejor época de la vida... es HOY.

2 comentarios.:

Sofi dijo...

Para volarte la cabeza nomas.. te digo que uno piensa que "es libre" porque "puede elegir".. pero si realmente fuera libre para elegir (en otro tipo de sistema) seguro que las opciones serían otras! Que bueno que haya optimistas en el mundo, me encantó tu blog :) Un beso.

NoMusicNoLife dijo...

Todo depende de lo que uno entienda por libertad. A veces es ése el problema: encerrarnos en los vericuetos de la mente, razonar, definir... En fin, creo que la libertad es algo que se siente, más allá de cualquier especulación filosófica.
Y mejor lo dejo acá nomás, con estas cosas uno puede pasarse horas y horas y horas flasheando, no?
Y sí. Me volaste la cabeza, jajaja.
Beso :)